Incendios Forestales en Argentina.

Argentina es una nación con un vasto territorio, de aproximadamente 2.750.000 kilómetros cuadrados, que se extiende desde la Antártida, comprendiendo montañas, mesetas y llanuras. Además posee regiones bien diferenciadas, con una mayor parte de clima templado, con una pequeña zona tropical, y una región subtropical.

Tiene una variedad de precipitaciones anuales que van de los 4000 mm a los 200 mm. Esto, junto a otros factores, hace que se produzcan incendios forestales y de campo en distintas épocas del año.

Quizás una de las zonas más conocida en el exterior por estar afectada a incendios, es la zona de la Cordillera Andino Patagónica, al sudoeste de Argentina. En esta zona se encuentran algunos parques nacionales, bosques provinciales, los lagos más importantes de Argentina, e innumerables montañas, algunas de ellas permanentemente nevadas.

Su abundante vegetación arbórea comprende coihues, cipreses, radales, lengas, ñires, maitenes y arrayanes, entre otros. Muchos son importantes bosques nativos, con especies centenarias, de difícil acceso.

Es uno de los recursos turísticos más importantes con que se cuenta; además de poseer esta vegetación, en esta zona existe una abundante fauna. También se realizan deportes de invierno, y se practica pesca, senderismo, rafting, cabalgatas, y muchas otras actividades. Su paisaje es de una importancia invalorable, y de una belleza irrecuperable, si no se toman las previsiones necesarias.

Los bosques tienen la particularidad de retener agua. Si no la retuvieran el agua se escurriría tan rápido como las lluvias cesasen. Sin bosques los lagos se secarían rápido, los ríos no mantendrían el caudal durante el verano. Cuidar los bosques y la estepa de los incendios representa más que una cuestión económica o ecológica.

En este país, la historia de la lucha contra incendios forestales data desde hace tiempo, pero ha comenzado a estar organizada bajo la coordinación de un Plan Nacional de Manejo de Fuego desde hace dos años, luego de un incendio que cobró importancia por poner en peligro la ciudad de San Carlos de Bariloche.

Anteriormente existieron acciones de lucha contra incendios forestales en todo el país, organizadas por todos aquellos que padecían estos siniestros, y por distintos organismos muchas veces ajenos a ellos.

Si hablamos que en el ‘99 se quemaron 5944 hectáreas de bosque de ñire, ciprés y coihue, entonces se puede decir que murieron unos 15 millones de árboles.

Leave a Reply

*

captcha *