Conferencia sobre Cambio Climático (COP21) – PARIS 2015

Finalizó la vigesimo primera Conferencia de las Partes de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático (COP21) celebrada en la ciudad de Paris, capital de Francia.

Delegaciones de 195 países se reunieron desde el lunes 30 de noviembre hasta el sabado 12 de diciembre de 2015, en Paris (Francia) en la Conferencia Mundial de las Partes de la Convención de la ONU sobre Cambio Climático (COP21) con el objetivo de acordar reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero que generan el cambio climático.

De este modo el 12 de diciembre de 2015 los 195 países participantes lograron por consenso un pacto global, para reducir las emisiones como parte del método para la reducción de gases de efecto invernadero. En el documento de 12 páginas los miembros acordaron reducir sus emisiones de carbono “lo antes posible” y hacer todo lo posible para mantener el calentamiento global “muy por debajo de 2 grados C.

Durante doce días, delegados gubernativos de distintos países, representantes de la industria, organizaciones medioambientales o institutos de investigación estuvieron presentes.

Más de 100 ministros del sector acudieron a las conferencias y el acto de inauguración de este tramo ministerial fue presidido por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

Finalmente la conferencia alcanzó entonces su objetivo, lograr por primera vez en la historia un acuerdo universal sobre los métodos para reducir el cambio climático en el Acuerdo de Paris que esta vez fue aprobado por aclamación por casi todos los estados y que se convertirá en jurídicamente vinculante si por lo menos 55 países que representen al menos el 55 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero se adherian a ella a través de la firma seguida de su ratificación, aceptación, aprobación o adhesión.

El acuerdo será aplicado a partir de 2020. De acuerdo con el comité organizador, el resultado esperado es clave para limitar el calentamiento global por debajo de 2 grados centígrados en 2100, en comparación con anterioridad a la era industrial.

Los investigadores de la ONU (Expertos sobre Cambio Climatico) acordaron en 2009 que esto era necesario para evitar catástrofes climáticas graves, y que ese resultado a su vez requeriría que las emisiones de gases de efecto invernadero se redujeran entre un 40 y un 70 por ciento en 2050 en comparación con el año 2010, alcanzando un nivel cero en 2100. Esta meta fue no obstante superada por el proyecto definitivo formalmente aceptado del Acuerdo de París que pretende también proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de temperatura a 1,5 grados centígrados.

Un objetivo ambicioso requeriría un nivel cero de emisiones de veces entre 2030 y 2050.

Antes de la conferencia, 146 paneles climáticos nacionales presentaron públicamente los proyectos de contribuciones nacionales sobre el clima (los llamados Intended Nationally Determined Contributions, INDCs). Estos proyectos sugirieron compromisos para limitar el calentamiento global a 2,7 grados centígrados para el año 2100. La Union Europea sugirió un compromiso con una reducción del 40 por ciento en las emisiones para el año 2030 en comparación con las de 1990. Una reunión previa a la Conferencia se celebró en Bonn, del 19 al 23 de octubre de 2015, con los ministros de medio ambiente de todo el mundo.

La realidad de todo esto, es que se necesitan muchos cambios energéticos para dar vuelta el panorama.

Los hechos hablan por sí solos: el huracán “Sandy” ha devastado Nueva York y el hielo de Groenlandia se derrite en tiempo récord. El Paso del Noreste libre de hielo podría revolucionar el tráfico marítimo mundial, pero también muestra la dimensión del calentamiento.

Algo importante de destacar es el Fondo Verde para el Clima, debe poner a disposición 100.000 millones de dólares al año para los países más afectados por el cambio climático.

Finalmente la conferencia alcanzó entonces su objetivo, lograr por primera vez en la historia un acuerdo universal sobre los métodos para reducir el cambio climático en el Acuerdo de Paris que esta vez fue aprobado por aclamación por casi todos los estados y que se convertirá en jurídicamente vinculante si por lo menos 55 países que representen al menos el 55 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero se adherían a ella a través de la firma seguida de su ratificación, aceptación, aprobación o adhesión.

El acuerdo será aplicado a partir de 2020. De acuerdo con el comité organizador, el resultado esperado es clave para limitar el calentamiento global por debajo de 2 grados centígrados en 2100, en comparación con anterioridad a la era industrial.

El objetivo está claro, es hora de comenzar a trabajar..